Disminuye la grasa de tu abdomen

Se prudente con la sal:

Produce retención de agua en el organismo, pero cuidado si eres deportista de resistencia y sudas mucho, necesitas retener cierta cantidad de agua para rendir bien.

No consumas "calorías vacías":

Los alimentos muy procesados, con grasas añadidas y muchos azúcares tienen un pobre valor nutricional, no aportan nada interesante, sólo calorías que serán almacenadas en forma de grasa.

Ten un plan:

Ten claro lo que vas a hacer: sesiones de entrenamiento, alimentos que vas a tomar, suplementos que te benefician, etc. Será más fácil que consigas tu objetivo si lo apuntas todo en un diario.

Si a los carbohidratos:

La mayoría de deportistas que quieren reducir un poco los niveles de grasa no necesitan reducir el aporte de carbohidratos. El tipo sí es importante, en general de bajo índice glucémico, que provienen de fuentes integrales y que además son ricos en fibra y otros nutrientes como minerales o vitaminas.

Reduce calorías, pero sin excederte:

Esto suele conducir a una situación de falta de nutrientes básicos y sobre todo a un enlentecimiento del metabolismo con el riesgo de que, cuando se abandone la dieta, se recupere el peso perdido y, a veces, incluso más masa grasa que en un principio.

Incrementa el gasto energético:

Se necesitan al menos tres horas a la semana de ejercicio aeróbico durante tres semanas para obtener una mejora metabólica de utilización de lípidos. Hay un mayor requerimiento calórico con la carrera a pie, la elíptica y la bicicleta. La intensidad ideal sería ligeramente por encima de nuestro umbral aeróbico.

Añade musculación:

Permite aumentar la reducción de grasa y, sobre todo, conservar o mejorar la masa muscular, y poder mantener así un buen rendimiento y una óptima función inmunitaria.

Divide las calorías para todo el día:

Está demostrado que la ingesta de alimento aumenta el metabolismo y una mayor utilización de carbohidratos al menos durante unas tres horas aproximadamente. La ingesta de alimento fraccionada durante el día nos permite mantener una mayor tasa metabólica y un aporte de nutrientes durante todo el día.

Limpia tu organismo

Regularmente debes limpiar tu organismo, puede ser utilizando licuados naturales, por ejemplo:

Licuado de:

  • 200 gr de tomate o un tomate grande
  • 7 rodajas de pepino
  • 2 ramitas de apio
  • Jugo de 1 limón ácido
  • 1 pizca de sal













(Jugo desintoxicante, depurativo y con un alto contenido de vitaminas C, B1, B6 y minerales que ayudan a desintoxicar el cuerpo). Esta limpieza la debes hacer 1 o 2 veces por semana.

Realiza algunos ejercicios:

a. La bicicleta:

Acostada boca arriba, con tus manos detrás de tu cabeza, lleva tu rodilla izquierda hacia tu pecho derecho, al mismo tiempo que levantas tus hombro izquierdo del suelo y estiras tu pierna derecha. Ten cuidado de no hacer fuerza en el cuello, sino en los abdominales. Repite, flexionando la rodilla derecha. Realiza 2 sets de 14 repeticiones cada uno.

b. La pelota:

Acuéstate sobre una pelota de Pilates. Cruza tus brazos sobre tu pecho o colócalos detrás de tu cabeza.

No esperes conseguir resultados de la noche a la mañana. Si reducimos grasa de forma progresiva también conservaremos más fácilmente la masa muscular y nuestro rendimiento, formas musculares y salud, serán mucho mejores.