Guía sobre los implantes mamarios PIP

GUÍA SOBRE IMPLANTES MAMARIOS PIP?

Los implantes mamarios de PIP o prótesis de PIP son productos fabricados por una empresa francesa, que causaron gran revuelo a nivel internacional por denuncias sobre la utilización de materiales industriales en su elaboración. Algunas pacientes se vieron forzadas a remover los implantes PIP por su mal estado.

En varios países las organizaciones gubernamentales ofrecieron operaciones gratuitas u aconsejaron la extracción de estos PIP implantes debido a los riesgos. La composición exacta de las prótesis mamarias de PIP es desconocida pero se sabe que la silicona usada no es la habitual en este tipo de producto y es de carácter industrial, normalmente utilizada en barcos o componentes electrónicos.

Poly Implant Prothese (PIP) es la empresa fabricante del producto que ha presentado defectos y que ha provocado miedo en pacientes en todo el mundo. En su momento, la compañía francesa fue la tercera en cuanto a volumen de venta a nivel mundial, tomando como referencia los casi 100 mil productos vendidos anualmente.

El fundador y dueño de la empresa, Jean-Claude Mas, admitió haber usado silicona de producción propia y no avalada por las autoridades correspondientes. Sin embargo, el francés aseguró que creía que el componente era de mejor calidad y no esperaba que produjera dificultades en las pacientes. Investigaciones de prensa denunciaron que algunos lotes del producto utilizaron un aditivo para carburantes , lo que provocó indignación en el público en general y pánico en las mujeres atendidas con prótesis de esta marca en todo el mundo.

¿Cómo sé si tengo implantes PIP?

Lo más aconsejable en todos los casos es consultar con el médico que efectuó la operación respectiva. Cada paciente debería contar con una tarjeta con información sobre su procedimiento -otorgada por la clínica que realizó la intervención- y pasar un control periódico para conocer su estado.

Una revisión sencilla podría determinar si se está en presencia de prótesis mamarias defectuosas en la mayoría de los casos, aunque en ocasiones se hace necesario la implementación de pruebas más profundas (usualmente, ultrasonidos).

Los implantes mamarios franceses tienen un periodo de vida ostensiblemente menor al de otras marcas . Por lo general, el lapso de funcionamiento correcto es de 10-15 años, mientras que los PIP implantes mamarios reducen cuatro o cinco veces ese tiempo proyectado.

Se estima que unas 500 mil mujeres en todo el mundo podrían llevar prótesis de este tipo y las zonas más relevantes para la exportación fueron Europa y América Latina. En Estados Unidos no fueron utilizadas debido a que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) emitió una serie de alertas contra la calidad del producto y los procedimientos de la empresa fabricante.

¿Cuáles son los riesgos?

Por la composición de las PIP prótesis mamarias, existe un riesgo de ruptura. No se da en todos los productos hechos por la compañía francesa pero existen lotes con un alto porcentaje de falla. Si esta ocurre, los tejidos podrían verse alcanzados por la silicona y otros compuestos y podrían presentar dificultades.

Los implantes defectuosos podrían provocar inflamaciones y otros problemas en el paciente, aunque se ha descartado que sean tóxicos. Eso sí, a pesar de algunas dudas al respecto en las primeras denuncias, no se ha comprobado que una prótesis mamaria de PIP tenga que ver con el desarrollo de cáncer.

Es importante hacer notar que no todos los implantes franceses presentan problemas, ya que hasta el momento se habla de una tasa de 5%-10% del total de los productos con anormalidades en su composición. Por lo tanto, el hecho de tener un implante mamario de PIP no es determinante para desencadenar situaciones peligrosas para el paciente . La mayoría de países, incluido Francia como el precursor de la medida de extraer los implantes, han señalado que se trata de una medida de prevención y no de extrema urgencia.

“Puede ser que la silicona sea de buena calidad y no tiene ningún efecto o puede ser una silicona que pudiera invadir los tejidos periprotésicos y hacer que se forme una cápsula más gruesa o unos glandulomas mamarios”, explica César Casado, experto español en cirugía plástica y estética.

Según estudios llevados a cabo en los últimos meses confirman irregularidades pero bajan el tono en cuanto a riesgos . Se ha corroborado la fragilidad de la prótesis, al igual que la baja calidad del gel utilizado. Igualmente, la silicona no tiene efectos tóxicos pero sí presenta una reacción irritante en los tejidos a la hora de esparcirse.

¿Tengo que reemplazarlos?

Sobre este punto hay muchas posiciones en conflicto y no una opinión unificada. En algunos países, organizaciones de salud han solicitado a todas las mujeres con prótesis mamarias francesas su extracción inmediata. Otros han sido más cautos y han pedido el control periódico para tomar las decisiones caso por caso y detectar con exactitud los implantes mamarios defectuosos.

La mayor emergencia que puede presentarse es la necesidad de retirar los implantes mamarios, ya sea por una rotura o por disposición de la inseguridad del paciente, más allá de cualquier explicación médica al respecto. Algunos especialistas sí prefieren la remoción aunque no presente fisuras, tomando en cuenta que aún se desconocen los efectos a largo plazo en el organismo.

No siempre los síntomas son claros ante la rotura de una prótesis, por lo que el control siempre es lo más aconsejable. Algunas mujeres pueden sentir dolor o endurecimiento o bien la inflamación de ganglios luego del esparcimiento de la silicona a través de los tejidos. La paciente que opte por no extraer implantes debería someterse a un control cada seis meses para realizar una ecografía y confirmar el estado tanto de la prótesis como de los tejidos que la rodean.

“La mayoría de las mujeres portadoras de implantes mamarios de PIP van a ser pacientes sanas. Esto quiere decir que el índice de ruptura, que es bastante elevado, es sólo en las que están adulteradas, no todas. Luego que vayan tranquilamente al médico para que les haga unas pruebas clínicas y ecografías y en función de lo que se evidencie proceda a la extracción”, señala el mismo doctor Casado.

En algunos casos, sólo a través de la cirugía se logra detectar la ruptura del implante y no mediante observaciones previas, aunque en la mayoría de veces las operaciones realizadas por precaución de parte de la paciente remueven prótesis en buen estado.

Recomendaciones a seguir

En caso de sospecha sobre su implante, una paciente debe efectuar los siguientes pasos:

  1. Consultar con el cirujano correspondiente para confirmar si su implante es PIP y el estado del mismo.

  2. En caso de rotura, dar paso a la extracción de la prótesis y colocación de una nueva de otra marca.

  3. Si no existe rotura ni síntomas de dolor o molestia, entre paciente y médico se debe determinar si la extracción es viable o se puede mantener todo con controles periódicos.

¿Cuáles son los implantes más confiables?

Ya sea para la colocación de nuevas prótesis o un cambio de implantes mamarios, el médico y la paciente deben elegir de buena manera el producto a utilizar. Muchas veces, las operaciones para el aumento o reconstrucción de los senos son rutinarias, pero deben tomarse con precaución y responsabilidad.

A nivel mundial, los implantes mamarios gratis se ofrecen sólo en pacientes que han sufrido una mastectomía, por lo que el factor económico puede ser un factor en la decisión. Sin embargo, muchas veces es prioritario buscar un producto de calidad, para que luego no sea necesario un reemplazo de implantes mamarios y así disfrutar de su imagen por mucho tiempo.

La FDA estadounidense realiza procesos y controles exhaustivos para confirmar que los productos completan las normas de calidad. Marcas reconocidas mundialmente como Allergan, Nagor, Johnson & Johnson o Natrelle -utilizadas por décadas por cirujanos plásticos en distintos tratamientos- son las opciones preferibles para todos los casos.

De hecho, esta misma agencia gubernamental indicado que todas las empresas deben llevar a cabo investigaciones con un grupo de mujeres que utilizan su producto para determinar efectos a largo plazo, con tal de tener un mejor control de calidad y exigir la responsabilidad a la hora de su fabricación.

Conclusión

Lo más importante en el caso de las prótesis mamarias francesas es que se consulte al cirujano plástico correspondiente sin esperar a que exista una reacción o dificultad. Con el control respectivo y el conocimiento pleno del estado de los PIP implantes mamarios, paciente y médico pueden la mejor decisión al respecto.

Como apunta Nigel Mercer, ex presidente de la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos, “en algunos casos las mujeres que no tengan ruptura en sus prótesis se sentirán bien si se someten a un monitoreo regular, pero otras quizás deseen una extracción de las prótesis PIP, incluso si no tienen síntomas. Pero si una mujer está preocupada o experimenta síntomas adversos debe consultar a su cirujano para discutir las opciones ”.