Tratamientos para las cicatrices.

El objetivo de una persona que tiene una cicatriz y opta por un tratamiento específico en esa área del cuerpo, debe buscar mejorar el aspecto estético, reduciendo su tamaño, cambiando su posición o disimulándola casi por completo.

Varios factores como la edad del paciente, el tono de la piel, el tipo de cicatrización y el tratamiento a utilizar afectarán de una u otra manera el resultado final de cada proceso, por lo que es importante analizar todas las posibilidades.

La elección del cirujano resulta fundamental para cualquier persona, por lo que es relevante contar con médicos con experiencia y respaldados por Asociaciones o Sociedades nacionales e internacionales.

El especialista examinará la cicatriz para decidir cuál tratamiento es el adecuado, además de explicar en detalle los resultados reales que pueden esperarse. Hay que tomar en cuenta que cada cicatriz presenta diferentes características, por lo que no todas pueden ser tratadas bajo el mismo procedimiento.

Zonas de mucho movimiento o contacto externo como rodillas y codos tienen mayor tendencia a provocar cicatrices hipertróficas.

En algunas ocasiones, con tal de llegar a obtener un resultado óptimo, el cirujano plantea la posibilidad de realizar varias repeticiones de un mismo tratamiento o la combinación de varias técnicas.

Por ejemplo, la Z-plastia se utiliza para mover una cicatriz de lugar y así descomponer sus líneas de tensión, con lo que la cicatriz se hace menos visible y mejora su aspecto estético.

En cambio, la dermoabrasión y el láser son técnicas usadas con el objetivo de nivelar cicatrices que son muy irregulares. En el caso de las cicatrices queloides o hipertróficas, se pueden implementar inyecciones de sustancias específicas o dar paso a una procedimiento quirúrgico nuevo para obtener una nueva cicatriz de mejor aspecto.

Antes de decidir el tratamiento de cicatrices

El proceso para buscar la mejora de una cicatriz lleva varios puntos importantes para tomar en cuenta:

1. Consulta a un especialista. El médico analizará y examinará la cicatriz, para luego explicar las opciones para su tratamiento.

2. Discute todos los tratamientos posibles, sus ventajas y desventajas, proceso de recuperación, contraindicaciones, etc.

3. Sé consiente y realista sobre los resultados esperados a corto, mediano y largo plazo.

Productos para cicatrices

Junto a los tratamientos, otros métodos utilizados por especialistas para disminuir el efecto visual y físico de las cicatrices son cremas, productos en gel, aceite, entre otros.

Igualmente, todo depende de las características de las cicatrices y de los detalles de cada caso. Cuando una cicatriz no es demasiado profunda o irregular, pueden implementarse otras soluciones.

Entre la lista de productos habituales se tienen los siguientes:

  • Baba de caracol: Es una crema natural, que ayuda a decolorar las cicatrices. Su efecto más notorio es hacer menos visibles las cicatrices.

  • Concha de nácar: Otro producto natural, cuya efectividad depende de las personas y las características de las cicatrices. Ayuda a disminuir el tamaño y a desvanecer el color de una cicatriz.

  • Trofolastin: Debe utilizarse durante el proceso de cicatrización y tiene como principal meta que no se forme una cicatriz queloide. Su presentación más popular son en parches que se pegan en el área de la herida.

  • Mederma: Es utilizado para desvanecer las cicatrices e incluso puede llegar a eliminarlas si no son muy irregulares. Viene en crema y gel. Debe utilizarse 3-4 veces al día.

  • Cicatricure: Producto muy conocido en México, se utiliza para reducir las cicatrices y las estrías, se vende en diferentes formas y tamaños.

Algunos pacientes requieren de la aplicación de productos de relleno para conseguir un efecto exitoso en su tratamiento.

Métodos para tratar cicatrices

Las técnicas “históricas” para el tratamiento de cicatrices son los peeling químicos o las dermoabrasiones que provocan una destrucción de capas de piel, buscando una renovación de células para disimular las imperfecciones.

En los últimos años, el procedimiento mediante láser produce un efecto similar a través de calor sobre la epidermis, con resultados muy buenos. Por el otro lado, el tiempo de recuperación es un poco más largo, con algunos días por delante antes de integrarse a sus labores cotidianas.

En ciertos casos, algunos pacientes requieren de la aplicación de productos de relleno para conseguir un efecto exitoso y de aspecto positivo por cicatrices con hundimientos importantes.

Factores para la cicatrización

Los tratamientos no solamente dependen de la buena aplicación por parte del especialista, sino también de otros detalles que deben tomarse en cuenta a la hora de decir cuál será la técnica a utilizar.

  • Forma y tamaño de la cicatriz.
  • Edad del paciente.
  • Parte del cuerpo en el que se encuentra la cicatriz.
  • Estado nutricional del paciente.
  • Tipo de cicatriz.
  • Proceso natural de cicatrización del paciente.