Aumento de labios

Unos labios saludables son reflejo de juventud y belleza. Sin embargo, con el paso del tiempo la grasa facial suele atrofiarse, por lo que poco a poco van apareciendo arrugas y depresiones tanto en nuestros labios como en nuestro rostro.

Por este motivo, muchas personas optan por someterse a procedimientos de aumento de labios, aunque hay quienes lo hacen para corregir otras alteraciones carácter estético, como lo son las asimetrìas y las desproporciones de tamaño.

Existen tres formas de aumentar el volumen de los labios: con inyecciones de colágeno o de grasa corporal, con implantes a base de tejido sintético o del propio paciente, y a través de una intervención quirúrgica o plastia , con la que se reubica y remodela la estructura de los labios.

¿En qué consisten las inyecciones de colágeno?

Las inyecciones de colágeno conforman un procedimiento sencillo, que genera pocas molestias a los pacientes en los que se aplica. Consiste en aumentar el volumen de los labios a partir de la aplicación de colágeno debajo de la superficie de la piel de éstos.

Por lo general, las inyecciones de colágeno no requieren del uso de anestesia local y los resultados son casi inmediatos, pero no son permanentes porque el colágeno suele ser reabsorbido por el cuerpo después de tres a cinco meses.

Cabe destacar que las inyecciones de colágeno pueden generar reacciones alérgicas en algunos pacientes. Para prevenir complicaciones, le recomendamos consultar con un médico calificado y realizarse un análisis dérmico un mes antes de la primera inyección.

Asimismo, además del colágeno, existen otros inyectables (viscoelástico hyaluronan, ácido hialurónico no animal y microesferas de polimetilmetacrilato), que ofrecen resultados similares. Dependiendo de su país de residencia, estas sustancias podrán estar o no disponibles o podrán ser sugeridas, o no, por su cirujano de confianza, quien es la persona más adecuada para guiarle durante el proceso de aumento de labios.

¿En qué consisten las inyecciones de grasa corporal?

Las inyecciones de grasa corporal para aumentar el volumen de los labios consisten en la sustracción de grasa de una zona del cuerpo distinta a la de la boca, generalmente de caderas o abdomen, a través de una jeringa y en la posterior inserción de esta grasa en la piel de los labios. Este procedimiento requiere de varias sesiones, cada 8 semanas, porque la boca por lo general sólo tolera de 15 a 20% de la grasa inyectada en ella. Al igual que sucede con las inyecciones de colágeno, por lo general los pacientes pueden reanudar sus actividades normales el mismo día del procedimiento. No obstante, las inyecciones de grasa corporal son mucho más seguras que las inyecciones de colágeno porque no presentan riesgo de reacción alérgica y sus resultados son un poco más duraderos.

¿En qué consiste la inserción de implantes?

Los implantes labiales son una solución mucho más permanente para lograr labios de aspecto carnoso y juvenil. Este procedimiento consiste en la colocación de un implante elaborado de un material suave y flexible, generalmente de silicona o politetrafluoroetileno expandido.

Durante la cirugía, que dura aproximadamente 30 minutos, el cirujano plástico hará cuatro pequeños cortes en cada esquina de su boca, introducirá el material de implante en cada labio y se asegurará de que los implantes se ajusten perfectamente al tamaño deseado. Las incisiones luego se suturan con un hilo delgado soluble, el cual se reabsorberá o caerá tras tres o cuatro días, dependiendo del caso.

¿En qué consiste la intervención quirúrgica o plastia labial?

La plastia labial es una cirugía con la que, además de reubicar y remodelar la forma de los labios, se logra aumentar volumen en áreas externas de la boca, lo cual permite que los pacientes luzcan labios con dimensiones mucho más proporcionales. Este procedimiento se realiza con anestesia local y consiste en llevar tejidos del mismo labio de una parte a otra. La plastia más frecuente es la plastia en V-Y o la W-plastia, en las que el cirujano desplaza hacia afuera músculo y mucosa, con lo que se aumenta el volumen de la altura del labio mucoso.

¿Cómo debo cuidarme tras un procedimiento de aumento de labios?

En el caso de inyecciones o implantes, y si el cirujano así se lo indica, debe procurar masajear las zonas intervenidas. En cualquiera de los procedimientos de aumento de labios, evite la exposición al sol y al calor, y procure tomar la medicación recetada de forma regular y consistente.

¿Qué complicaciones puedo presentar?

En el caso de inyecciones: Tras una inyección de aumento de labios, las complicaciones más comunes son el blanqueamiento de la superficie cutánea y el enrojecimiento localizado en el punto de la inyección. No obstante, en ocasiones algunos pacientes manifiestan hematomas o edemas en el lugar de la infiltración, los cuales suelen desaparecer a los dos días, o en la mucosa labial, los cuales toman de cuatro a seis días en desvanecerse.

En caso de presentar cualquier reacción sospechosa, consulte inmediatamente con su médico.

En el caso de implantes: A pesar de que habrá sólo una mínima cantidad de sangre y poco dolor durante el procedimiento de implante de labios, los pacientes en ocasiones pueden presentar molestias y experimentar un cierto entumecimiento, hinchazón y múltiples hematomas por varios días. Además es posible que el paciente tenga dificultad para beber o comer durante el primer día y, en casos muy raros, la zona podría infectarse.

En caso de presentar cualquier reacción sospechosa, consulte inmediatamente con su médico.

En el caso de cirugía: Al tratarse de una procedimiento mucho más invasivo, lo más probable es que después de la operación los labios se hinchen y aparezcan hematomas. Es común sentir dolor durante los primeros tres días y el paciente puede tener complicaciones y molestias a la hora de comer o beber. Consulte inmediatamente con su médico en caso de presentar fuerte inflamación en las heridas o ante el manifiesto de alguna otra reacción sospechosa.