Liposucción

La liposucción es un procedimiento estético que ha multiplicado su aplicación en el mundo y en el que se extrae la grasa profunda y localizada del cuerpo, a través de microcánulas de entre 3 y 4mm de diámetro.

Esta cirugía suele confundirse con la lipoescultura pues su procedimiento es prácticamente el mismo, con la única diferencia de que en la lipoescultura la grasa extraída es usada e inyectada en zonas del cuerpo en las que el paciente requiere aumentar volumen.

Por lo general, la liposucción se realiza sobre el área de la cadera, los muslos y el abdomen, y logra la extracción de un máximo de 10% del peso del paciente. Es un procedimiento muy popular a nivel mundial, ya que presenta un riesgo muy bajo en comparación a los excelentes resultados que otorga.

La sensación de incomodidad y los dolores después de la operación pueden controlarse con analgésicos indicados por el especialista.

Candidatos

Las personas que se someten a un procedimiento quirúrgico como la liposucción son los que tienen algunas características como cúmulos de grasa en alguna zona específico del cuerpo, elasticidad en la piel, un peso no mayor al 30% excedido de su peso ideal y un buen estado general de salud.

Las zonas del cuerpo que pueden ser tratadas son las siguientes:

  • Piernas
  • Caderas
  • Glúteos
  • Pectorales
  • Doble mentón
  • Brazos
  • Espalda

No son buenos candidatos para una liposucción, las personas que tienen dificultades de salud o cuadros patológicos como diabetes no controlada, hipertensión o complicaciones coronarias.

Preparativos

Al tratarse de una cirugía, se deben realizar algunas sesiones previas, para que el especialista pueda hacer revisiones y recabar la información necesaria, antes de dar paso al procedimiento. Es importante conocer el historial médico del paciente, con tal de saber su estado de salud general y alguna reacción a medicinas.

El intercambio entre el cirujano y la persona que se someterá al procedimiento es importante también, para establecer los pasos a seguir y las expectativas reales en torno a los resultados de la cirugía.

También es habitual discutir el tipo de anestesia que se utilizará para la liposucción, los riesgos posibles y los cuidados post-operatorios que la persona tendrá que tomar en cuenta para conseguir los mejores resultados del procedimiento.

Procedimiento

Una liposucción puede durar desde 30 minutos hasta varias horas, dependiendo de las zonas a tratar y las características del paciente. La cirugía habitualmente utiliza anestesia general y se lleva adelante de la siguiente manera:

1. Marcar la zona a tratar: El cirujano traza marcas sobre las áreas de las que removerá la grasa, como un plano a seguir durante la intervención quirúrgica.

2. Aplicar la anestesia: Aunque usualmente se aplica anestesia general, también se recurre a la anestesia local para una zona específica o sedación para algunos casos.

3. Aplicar la solución: Antes que la grasa sea removida, se utiliza la solución basada en sales y epinefrina, para minimizar la pérdida de sangre.

4. Eliminar la grasa: Existen diversas técnicas para la eliminación de grasa. El cirujano puede utilizar liposucción asistida por solución tradicional (para succionar la grasa de forma manual), liposucción asistida por ultrasonido (a través de una cánula que envía ondas para eliminar la grasa), liposucción asistida por láser (con una sonda de fibra láser que apluica energía y suaviza la grasa para ser removida) y liposucción por agua (para aflojar la grasa para que sea más fácil de eliminar).

Riesgos

La liposuccuón es uno de los procedimientos estéticos más efectuados a nivel mundial, por lo que su práctica está extendida y es conocida por especialistas de todos los países. Igualmente, puede llegar a presentar complicaciones y riesgos normales de cualquier intervención quirúrgica.

Entre algunas dificultades o efectos secundarios que pueden aparecer con una liposucción se encuentran hemorragias, seromas, fascitis netrotizante, alteraciones cardiacas y complicaciones derivadas de la anestesia.

Post-operatorio

Luego de la liposucción, se aplica una prensa elástica para mantener los tejidos comprimidos y ayudar a la regeneración de la piel. Inflamación y hematomas son habituales, a menos que se utilice la técnica de láser para la extracción de la grasa.

La liposucción se realiza habitualmente en caderas, muslos y abdomen, y logra la extracción de un máximo de 10% del peso del paciente.

Las actividades cotidianas (caseras) pueden ser retomadas en 1-2 días después del procedimiento quirúrgico, con el cuidado respectivo de no realizar movimientos bruscos que aumenten el dolor o provoquen hemorragias o dificultades internas.

Es aconsejable caminar los días después de la liposucción, con tal de prevenir una trombosis venosa. La sensación de incomodidad y los dolores pueden controlarse con analgésicos indicados por el especialista. Sí deben evitarse actividades físicas de mayor esfuerzo hasta que el médico dé el visto bueno respectivo.

Resultados

La liposucción es un procedimiento estético con excelentes resultados, ya que puede llegar a remover hasta un 10% del peso en grasa, incluso de diferentes zonas del cuerpo al mismo tiempo. Los resultados finales se observarán 3-4 meses después del procedimiento. En contados casos, quedan irregularidades que deben corregirse mediante inyecciones de grasa o pequeñas liposucciones en las áreas seleccionadas para obtener un mejor resultado.