Mamoplastia de reducción

Para algunas mujeres, los senos grandes representan una dificultad para encontrar ropa interior de la talla adecuada, les causan irritación, dolores de cuello, espalda y cabeza, e incluso pueden ser un factor negativo para su autoestima.

Las mamas suelen aumentar por cambios hormonales, variaciones de peso, herencia y por efectos del embarazo. Las mujeres que se sienten incómodas con las proporciones de su busto por lo general optan por someterse a una cirugía de reducción de mamas.

En la mamoplastia de reducción el cirujano disminuye el tamaño de la glándula mamaria y reubica el pezón (y en ocasiones también lo reduce) con el fin de mejorar la forma de los senos de la paciente.

Dependiendo del tamaño de las mamas, en ocasiones esta cirugía se realiza en conjunto con un procedimiento conocido como maxtopestia o levantamiento de senos.

¿En quiénes se recomienda la realización de esta cirugía?

La mamoplastia de reducción suele indicarse en pacientes con glándulas mamarias muy grandes, que se sientan incómodas con su cuerpo. No obstante, un cirujano ético siempre deberá recordar a sus pacientes que los resultados de la cirugía dependerán de factores vinculados a la fisonomía de cada persona y jamás prometerá cambios estéticos imposibles, ni operará a quien espere una modificación irrealizable en su cuerpo.

¿Cómo se realiza la mamoplastia de reducción?

A pesar de que el fin de la cirugía de reducción mamaria es la disminución de las glándulas mamarias (y en ocasiones del pezón) y la remoción del exceso de piel de los senos, las técnicas para abordarla variarán en función del tipo de incisión que realice el cirujano plástico: alrededor de la areola o periareolar en forma de C, L o T, en el caso de las pacientes con mamas extremadamente grandes.

¿Qué tipo de anestesia se usa en una cirugía de reducción de mamas?

La cirugía de reducción mamaria se realiza bajo anestesia general. Por esta razón es importante que conozca personalmente al anestesiólogo que le tratará durante su operación, quien evaluará su estado de salud, consultará su historial médico y le indicará, en conjunto con su cirujano, los medicamentos y hábitos que debe evitar para minimizar las complicaciones del procedimiento.

¿Cuánto demora una cirugía de reducción mamaria?

Normalmente este procedimiento toma tres horas en ser realizado.

¿Esta cirugía deja cicatriz?

Sí. Sin embargo, son cicatrices que con el tiempo se hacen poco visibles en la mayoría de los pacientes.

Durante el primer mes la cicatriz estará un poco enrojecida, como reacción a las suturas. Después de un año la cicatriz se torna muy blanda y blanquecina y, en algunos casos, se volverá casi imperceptible para la vista.

¿Cuánto tiempo debo permanecer en la clínica?

Generalmente la mamoplastia de reducción es una cirugía de carácter ambulatorio. Sólo en caso de disminución de mucho volumen mamario, o de cirugías combinadas, el cirujano solicitará la hospitalización del paciente durante un día.

¿Cómo debo cuidarme después de la cirugía? ¿Cómo es el postoperatorio de una mamoplastia de reducción?

Luego de la intervención, el área de los senos se hinchará y podrán aparecer moretones. Esta hinchazón puede mejorar con masajes de drenaje, que deberán realizarse sólo si el cirujano así lo indica. En cualquier caso, el empleo continuo, día y noche, de un brasier postoperatorio es fundamental para obtener la forma ideal del seno y aliviar las molestias de la zona intervenida.

Los pacientes además deben procurar dormir semi sentados, realizar caminatas diarias, tomar baños cortos sólo cuando el cirujano se los indique, evitar levantar objetos pesados y asistir a todas las citas de control que el médico programe. Asimismo, se recomienda evitar tomar sol por un tiempo y no fumar durante las semanas anteriores y posteriores a la operación.

¿En cuánto tiempo podré apreciar los resultados?

Los pechos quedan edematizados durante aproximadamente un mes y, por lo tanto, los resultados finales en cuanto a posición, forma y tamaño podrán apreciarse después de seis meses.

¿Qué complicaciones pueden presentarse?

En la cirugía de reducción mamaria las complicaciones son poco frecuentes. Sin embargo, algunos pacientes pueden presentar molestias como hematomas, sangrado, dolor, infecciones, queloides, alteraciones de la cicatrización y disminución o pérdida de la sensibilidad.

Todas estas complicaciones deben mejorar con el transcurrir del tiempo, o con la toma de medicamentos recetados por su cirujano. En caso de que empeoren, consulte y acuda a su médico de inmediato.

¿Cuándo podre reincorporarme a mi rutina?

Los pacientes suelen reintegrarse a sus actividades cotidianas suaves a los cinco días. No obstante, le recomendamos esperar por lo menos ocho semanas para retomar alguna rutina de ejercicios.