Reducción de venas

Cuando una mujer presenta venas varicosas, se producen problemas estéticos y físicos que deben tratarse a tiempo, ya que de lo contrario provocarán molestias mayores como hinchazón, calambres, dolor, entre otras.

Para mejorar las molestias y también la estética de las venas varicosas, existen varios tratamientos recomendados por profesionales de la salud. Entre los más destacados se tienen la escleroterapia, el láser endovascular, el láser superficial y la dermoabrasión.

Cada caso es diferente y la paciente debe concertar una cita con el especialista para saber cuáles serán los pasos a seguir, tomando en cuenta las características físicas y el cuadro médico que presenta.

¿En qué consiste la escleroterapia?

Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, con la inyección de una sustancia en las venas, que hace contacto con la pared interna y provoca un achicamiento. Además, los conductos venosos dilatadas se sellan y, a la larga, las venas son reabsorbidas.

Por lo general, estas inyecciones utilizan soluciones a base de glicerina o ácido salicílico, que tienen como meta la irritación de las venas varicosas para cerrarlas y luego desaparecerlas.

¿Cómo se aplica la escleroespuma?

El tratamiento se lleva a cabo mediante la infiltración esclerosante en la vena de manera directa. En la mayoría de los casos, una solución estéril se inyecta en la vena a través de una delgada aguja.

La cantidad de venas varicosas que se inyectan en una sesión es variable y depende del tamaño y la localización, además de la condición médica general de la paciente.

Otros métodos para la reducción de venas

El láser superficial se usa para las llamadas “venas de araña” y el láser endovascular para las venas varicosas. El primero consiste en la emisión de calor a través de un láser, con el fin de colapsar la vena y lograr que se cierre. El segundo busca la cateterización de la vena safena con una fibra de láser guiada por un ultrasonido doppler, lo cual permite que la vena se cierre y que la sangre circule por venas sanas.

La dermoabrasión es un procedimiento utilizado en pequeñas venas de arañas. Su nombre deriva en el tratamiento, que realiza una abrasión física o peeling de las capas superficiales de la piel, con el fin de que en la zona se regenere piel nueva, sin rastros de venas de araña. Por último, la cirugía de várices es la extracción de la vena safena enferma a través de una incisión o bien con cirugía láser.

¿Cuánto tiempo toma la reducción de venas?

La escleroterapia se realiza por sesiones de 20-40 minutos cada una, dependiendo del número de venas tratadas. En ocasiones, el médico puede requerir la hospitalización de la paciente para mantener una observación adecuada.

En cuanto al láser superficial, el procedimiento demora unos 20 minutos, mientras el láser endovascular tarda de 30-60 minutos en aplicarse. Por su parte, cada sesión de dermoabrasión puede tomar entre 15 y 45 minutos en llevarse a cabo. En cambio, el tiempo promedio de una cirugía es de 60-90 minutos.

¿Cuántas sesiones requiere la reducción de venas?

El único procedimiento que conseguirá resultados en una sola sesión es la cirugía, aunque en algunos casos el especialista recomendará realizar otro tratamiento complementario.

En cuanto a la escleroterapia, el láser y la dermoabrasión, las sesiones necesarias para la reducción de venas varían en función de cada caso. El médico debe evaluar la condición de la paciente y estimar un tiempo en el que se empezará a obtener resultados.

Antes y después de los tratamientos de las venas

Antes de confirmar fechas para los procedimientos, es importante que la paciente indique si toma algún tipo de medicación, si tiene alguna enfermedad o alergia. El uso de medicamentos como aspirinas, esteroides, anticoagulantes o anti-inflamatorios debe ser suspendido. Además, el licor, los cigarrillos y las drogas quedan prohibidos de manera terminante.

Una vez terminado el tratamiento, los resultados son permanentes en las venas que responden de forma adecuada. Estos resultados se apreciarán mejor con el paso del tiempo. En el tiempo inmediato después de cada sesión, se deben tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La paciente deberá usar medias y envolturas especiales para comprimir los vasos sanguíneos tratados.
  • En el caso de la cirugía, la paciente permanece hospitalizada y necesita guardar reposo por varios días.
  • En el resto de procedimientos, el tiempo de recuperación es más rápido y las personas pueden retornar a sus rutinas 24-48 horas después.
  • Cualquier dolor o inflamación pueden ser controlados con prescripción médica.
  • ¿Qué complicaciones pueden presentarse?

    Estos tratamientos suelen ser indoloros, ya que las agujas y fibras utilizadas son muy pequeñas. En cuanto al láser superficial y la dermoaabrasión, solamente producen un calor en la zona. Por su parte, la cirugía tampoco provoca dolor, ya que se utiliza anestesia general durante el procedimiento y se prescriben analgésicos para el postoperatorio.

    Las complicaciones son mínimas en todos los casos, aunque en algunas ocasiones pueden presentarse inflamaciones, coágulos, reacciones alérgicas, infecciones o hiperpigmentación. Por consiguiente, ante cualquier dificultad, se debe contactar de inmediato al especialista para recibir atención adecuada.